EL ESPÍRITU Y EL GÉNERO/SEXO SON UNO -Madre Tierra Gaia

EL ESPÍRITU Y EL GÉNERO/SEXO SON UNO

Madre Tierra / Gaia a través de Pepper Lewis – 2006



Info@thepeacefulplanet.com

Traducción: Anita Manasse – estrellam@sion.com





PREGUNTA: Yo realmente no quiero creer esto, pero parecería ser que hay más mujeres con inclinación espiritual que hombres. Hay evidencia de esto en la atención de los seminarios, en las listas de correo, como así también en los viajes sagrados y en los foros de las páginas de Internet. ¿Podría por favor brindarnos su perspectiva equilibrada sobre este tema sesgado?

Y....

Parecería ser que cada mujer con la que me encontrado durante los dos últimos años quiere saber si estoy interesada en la espiritualidad, como si eso fuera un indicador de quién soy. De cualquier manera, ¿Qué es exactamente la espiritualidad? Yo creo que soy un buen hombre. Mantengo mis promesas y compromisos, digo la verdad, y honro los ritos, religiones y creencias de otros. ¿Es eso espiritualidad?

La espiritualidad es un estado mental más que una condición del estado del ser. La mente puede pensar en temas espirituales, pero es incapaz de ser cualquier cosa. La mente es un compuesto de ideas, creencias e información y el esperar más de ella que esto es dejar de considerar los múltiples privilegios que el verdadero ser ofrece. La idea misma de que las mujeres son más espirituales que los hombres ilustra esto, porque lo que ustedes realmente son no tiene género. Los hombres y las mujeres tanto en forma humana como en otras formas, se han mal interpretado optimista y eufemísticamente a si mismos y el uno del otro desde la época en la que la dualidad se inició.

El Espíritu está contenido, reflejado y expresado a través de toda la diversidad de vida. Las plantas, árboles y todo el reino vegetal reflejan al espíritu; es una de las formas primarias mediante la cual ustedes mantienen la salud espiritual de su cuerpo físico. Sin esta ayuda, sus cuerpos no durarían tanto tiempo como lo hacen ahora. Obviamente, el espíritu también se halla contenido en el reino animal y cuando su carne es tratada adecuadamente y luego consumida, las propiedades beneficiosas pueden ser muchas. No hace falta mencionar, que el reino mineral es cristalizado, o espíritu fisicalizado y la interacción con él realza cada aspecto de la vida. En todas las instancias, cuanto más orgánico o natural sea la forma, tanto mayor es el beneficio para todos los involucrados.

Todos los reinos, incluyendo al humano, son expresiones de la diversidad espiritual del universo. Cada mundo y cada dimensión arreglan al espíritu colectivamente y luego individualmente basados en las leyes de experiencia creativa asignados a ese mundo. Por consiguiente el género es una forma de expresión creativa empleada por el Espíritu para resaltarse a Si Mismo. El género es una descripción, no una definición – una notable importancia, que hace posible que un individuo cambie su género a mediados de su vida, por así decirlo. En oposición a la opinión pública y los lineamientos sociales, el género no es un factor determinante en la sexualidad. Esto ha sido mal interpretado por parte de la humanidad, lo que ha contribuido a una separación más prolongada innecesaria entre los sexos, como así también el alejamiento cultural de las creencias religiosas.

El Espíritu se reconoce a sí mismo en todo, nunca deteniéndose a considerar o evaluar cuánto o hasta cuán lejos ha progresado. De hecho, es bastante inconsciente de tener un sendero espiritual en modo alguno. El Espíritu Es, por consiguiente el Espíritu hace, y nunca hace diferencia entre ambos, porque no hay diferencia. ¿Por qué entonces lo hace la humanidad, frecuentemente juzgándose a si misma duramente en el proceso? La humanidad juzga aquello que considera separado de si misma, una paradoja demasiado común pero imposible. La humanidad compara y juzga cualquier cosa desde su hemisferio izquierdo hasta su dedo del pie derecho, porque incluso esto lo consideran como separado. Fallando en reconocer las expresiones únicas y diversas por las cuales el Espíritu se describe a Sí mismo, la humanidad discrimina en contra de la cosa misma que ansía más que nada, la unidad interior y a través de la diversidad. En esto reside la dificultad que la humanidad experimenta en todos los aspectos de la vida, pero quizás especialmente en cuanto se trata del género, raza, religión y cultura. No hay un paraguas de una palabra ordenada para este fenómeno, pero dentro de todos ellos hay una cierta cantidad de prejuicio.

Hablando en forma general, las mujeres no son más inclinadas hacia la espiritualidad que los hombres, pero la mayoría si no casi todas las culturas del mundo han logrado que la susceptibilidad del hombre sea mejor a través de su sensibilidad, una elección desafortunada para toda la humanidad. El género no expresa espíritu, pero el espíritu se expresa a través del género. El espíritu es la fuerza activa empleada por Todo Lo Que Es/Fuente/Dios. Sería bastante imposible para Él restringirse a cualquier forma, pensamiento, gesto o género. ¿Por qué entonces, sigue persistiendo esta creencia?

El espíritu no anda buscando un compañero o una pareja pero el espíritu lo hace. En otras palabras, la fuerza activa individualizada de la naturaleza busca su complemento en la misma forma en la que las raíces de un árbol buscan al suelo arcilloso más rico que se halla a mayor profundidad de lo que el suelo de la superficie ofrece. Es natural que lo hagan así, y porque es natural también es espiritual. Cuando el espíritu se expresa a si mismo a través de medios naturales, los resultados siempre reflejarán la unidad a través de la diversidad, no puede ser de otra forma. Actualmente, la diversidad espiritual entre las culturas y dentro de los géneros no es una expresión natural; es artificial, cosmética y desvirtuada.

Hace mucho tiempo atrás, la diferencia entre géneros fue también excepcionalmente notable, pero también se puede decir con facilidad que las diferencias disfrutaron de un respeto más saludable de lo que tienen hoy en día. Durante muchos siglos las diversidades fueron celebradas como un acto de Dios/Diosa/Todo Lo Que Es, porque aquello que es la Fuente era conocido por adoptar muchas formas y por hablar muchos lenguajes, simbólicos y otros. La Diosa/s no luchaba por su lugar cerca de o al otro lado de los Dioses, tal como se la ve hoy en día, porque era comprendido que eran dos aspectos (no mitades) de la misma Unidad. Ellos fueron adorados por las propiedades inigualables del Espíritu que cada uno encarnaba, pero fueron estudiados como uno; verán, la diversidad interior (no entre) la unidad.

Mucho más tarde, hubo una escasez de hombres debido a circunstancias relacionadas con las guerras. Las mujeres oraban y reverenciaban a las Diosas y andando el tiempo el equilibrio fue instaurado nuevamente. Mucho, mucho más adelante, hubo una escasez de mujeres debido a una plaga que afectaba a las mujeres jóvenes por encima de todos. Los hombres oraron, hicieron ceremonias y le hicieron ofrendas al Gran Espíritu, invocándolo a Él para que haga que los hombres fuesen suficientemente viriles como para engendrar a niñas. ¿En dónde termina un aspecto de Dios/Diosa/Espíritu y dónde comienza el próximo? ¿Cuál género es más espiritual?

Las dificultades comenzaron cuando a la humanidad se le dijo y más adelante erróneamente creyó que era hecha a semejanza de un dios de vestimenta masculina. Aunque esto comenzó en forma bastante inocente, podría haber sido corregido rápidamente, pero no lo fue. Al ver cómo era el ser adorado, aquellos que podrían haber corregido el curso de la humanidad no lo hicieron. Ellos habían pensado decir que la humanidad era la similitud de Todo Lo Que Es y que siempre han sido, y que su espíritu incorporado era el mismo como el que encarnaba en todas las cosas. Pero semejante comunicación que hubiera sido factible entonces, incluía gestos, símbolos y palabras monosilábicas, y cualquier intento de corregir lo equivocado era demasiado chico y demasiado tarde, especialmente proviniendo de aquellos cuya imagen fue más grande y más imponente que el resto.

Aunque sean de interés, tales investigaciones de lo curioso, como lo hemos hecho hoy en día, no son más que nota de apropósito, observaciones circunstanciales que mientras surgían de alguna autoridad, no son más comprometedoras para el futuro que cualquier doctrina actual, porque las preguntas aún perduran: ¿por qué parece que los géneros se separan más fácilmente de lo que se unen en lo que tiene que ver con el espíritu? ¿Por qué sigue persistiendo la percepción de la inigualdad del género espiritual?

En su mayor parte, es un eco que proviene del pasado. La percepción de un humano con menor motivación espiritual es una realidad falsa, la cual como el resultado de una prueba falsa-positiva, aún sigue existiendo dentro del sistema nervioso para-comprensivo de la humanidad. Mientras que no sea exclusivamente la verdad, esto es más pronunciado en hombres que en mujeres, y hablando cronológicamente, es más pronunciado en las generaciones más viejas tanto de hombres y mujeres. El sistema para-comprensivo controla las funciones involuntarias e inconscientes del cuerpo. También se relaciona más con las actividades del lado izquierdo del cerebro, estando asociado así o respondiendo al conocimiento y habilidades de una naturaleza analítica. Por contraste, el sistema nervioso simpático, la parte del sistema autónomo que está más activo durante el estrés o peligro, es actualmente más favorable en su equilibrio. El sistema nervioso simpático está involucrado con regular el pulso y la presión sanguínea, dilatación de pupilas, de cambiar el tono muscular. También se ocupa de la parte derecha del cerebro, aquellos asociados con el gobierno de las actividades del cerebro derecho tales como los que tienen que ver con emociones y habilidad creativa.

La humanidad con rapidez se está acercando a un cruce de caminos que la va a cambiar en forma colectiva de una era a la siguiente. Es un tiempo de evolución de progreso en la cual el movimiento regular del eje de un cuerpo (giro) se incrementa o acelera, acelerando con ello el tiempo, espacio, frecuencia y dimensión. Como se podrán imaginar, cuánto más se acerca la humanidad a este cruce de caminos más propensa se hace al estrés, haciendo que la regularidad del pulso sea más importante que nunca antes. Dado lo que acabamos de revelar, uno puede hacer la suposición probable que el sistema nervioso simpático con sus actividades del cerebro derecho en la actualidad está más activamente comprometido que el sistema parasimpático con sus actividades más relacionadas con el cerebro izquierdo, y mientras que los procesos analíticos son más necesarios ahora, los resultados creativos son superiores.

No pasen por alto estas palabras con rapidez como para asumir que ahora comprenden por qué las mujeres parecen percibir una mayor necesitad de expresión del espíritu en este tiempo, porque mientras que el cuerpo mental se halla envuelto en la energía masculina, tanto en hombres como en mujeres, el cuerpo emocional es decorado con energía femenina en ambos. Entonces las diferencias se hallan en cómo estos cuerpos de energía están recubiertas, una siendo más transparente y la otra más opaca. Aunque sean sutiles, las diferencias en la energía afectan a todo, desde la frecuencia y bienestar hasta el deseo de expresión sensual y espiritual.

Reconstruyendo lo que ya ha sido dicho, es seguro decir que cada capa de su estado de ser ya está, o está por, alterar su expresión, frecuencia, color aúrico, y vibración personal. La precesión de la tierra en este sentido, asegura el suyo propio, ¿lo ven? Hablando en forma general, aquellos con un cuerpo emocional más pronunciado son de naturaleza más traslúcida, mientras que aquellos con un cuerpo mental más pronunciado son de naturaleza más trascendente. Este fenómeno es indicativo de cambios, pero no necesariamente de avance espiritual o superioridad moral. Ambos fenómenos se relacionan a experiencias super-naturales y supra-naturales, aquello que tiene lugar más allá del mundo material; independiente de experiencia humana normal, pero dentro del rango de conocimiento posible.

La adaptabilidad puede ser vista en casi cada especie y reino, pero la extinción también lo puede ser. Tales condiciones son normales durante épocas de saltos de conciencia evolutivos. Aquello que es físico, siendo lo más denso, tarde o temprano tiene que hacer lugar para las sustancias y los tejidos más finos del ser. Como la misma ley se aplica en forma igual a todos los seres y a todas las cosas, tanto los hombres como las mujeres se puede decir que se hallan en una gran transición, durante las diferencias obvias y sutiles igualmente parecen ser más pronunciadas que cualquier similitud prevaleciente. Por consiguiente grandes oportunidades se hallan ocultas dentro de desafíos igualmente generosos, y mientras que la supervivencia del más adecuado puede ser aplicada al reino animal, la unión del espíritu humano depende de su tolerancia y su disposición para la auto-investigación y la propia sanación. La humanidad ahora está vulnerable y mientras que preferiría construir paredes, estaría mucho mejor construyendo puentes, y si los puentes fuesen construidos por el espíritu tanto mejor.



La Claridad y el Coraje del Día de Hoy, Orientación y Sabiduría para Mañana.



© Pepper Lewis & The Peaceful Planet. 2007.

Todos los derechos reservados. Este artículo es presentado para su lectura y deleite. Puede compartirse con otros que puedan encontrarlo de valor siempre que sea para uso personal.

Todas las demás reimpresiones, incluyendo las transmisiones electrónicas diseñadas para uso comercial deben recibir el permiso de la autora.

Para recibir más mensajes y/o ser añadidos a nuestra lista de distribución en inglés, por favor envíen un email a info@thepeacefulplanet.com