¿Qué Espero de mi Camino Espiritual?

¿Qué Espero de mi Camino Espiritual?
Por Jascha
jascha@despertardivino.cl


En estos últimos días, me ha tocado la sincronía de conversar con personas que me han contado lo que esperan conseguir de su camino espiritual, unos me manifestaron sus intenciones de obtener algunas habilidades extraordinarias, como realizar viajes astrales, despertar sus condiciones clarividentes y cosas de ese estilo, otros me contaron que deseaban logros en el plano material, tales como cerrar negocios, resolver un juicio o comprar una casa. Incluso una persona me contó que se sentía algo desilusionada de la espiritualidad, pues sus deseos no se cumplían de la forma en que le gustaría que lo hiciesen.

Sin ánimo de querer desvalorizar los logros mencionados por lo demás muy respetables, escucharlos me ha hecho reflexionar, respecto a qué es lo que yo espero conseguir del camino espiritual que estoy recorriendo.

Sin duda todos tenemos deseos, necesidades insatisfechas, cosas que añoramos, ya sean estás bienes materiales, habilidades extraordinarias, capacidad de sanarnos u otras.

En mi caso, este maravilloso camino espiritual, vino a regalarme la paz interior que por tantos años anhelé y que tanto extrañé. Si he de ser honesta, en términos concretos mi vida no ha cambiado mucho, pero lo que sí ha cambiado radicalmente es mi capacidad de disfrutar lo que tengo.

No he adquirido habilidades especiales, aunque algunos piensen que conversar con mi Ser Superior es algo extraordinario, yo insisto que es algo tan natural como respirar, sólo que nos hemos olvidado de hacerlo, no es necesario cumplir requisitos ni ser “especial”, sino sólo entender que desde la mente no recibiremos las respuestas que buscamos y permitirnos escucharlas desde nuestro interior.

Nuestro Ser Superior no es un ser que nos viene a mostrar su superioridad, sino que por el contrario nos viene a recordar nuestra superioridad, no respecto a los demás, sino respecto a la pobre apreciación que tenemos de quienes somos. Cuando comprendemos nuestra superioridad, podemos escoger conectarnos con la alegría de vivir como si cada día fuese un presente que la existencia nos da.

¿Es todo en mi vida como yo quiero? Si he de ser honesta, debo confesar que me es bastante difícil definir lo que deseo, pues un día quiero una cosa, otro día otra, a veces respecto a un tema deseo algo, pero en referencia a otro tema, deseo algo completamente opuesto. Ni siquiera sé si mis circunstancias son como yo quiero, lo que si sé es que mi mayor anhelo y logro es aprender a amar mi vida y sentirme en paz con lo que la existencia me provee como experiencia.

Son tantas y tantas las bendiciones que hay en mi vida, que sería imposible enumerarlas, como estoy segura son incontables las bendiciones que hay en tu vida, entonces a qué objeto detenerme a prestar atención a aquellas partes que con mi escasa visión considero poco favorables, cuando quizás tengan una intención que no soy capaz de detectar y terminarán siendo una bendición o fuente de un valioso aprendizaje.

Para mí el mayor logro de mi camino espiritual, no ha sido tener tal o cual logro, sino que: ¡He aprendido a disfrutar!

¿Qué espero para el futuro?: seguir aprendiendo a complacerme de toda y cada una de las circunstancias que la existencia me regale, incluidas aquellas que definimos como dolorosas o poco afortunadas, en la certeza y claridad de que todo lo que me sucede tiene un sentido que pronto descubriré y que se ensamblará con esas bendiciones que sí soy capaz de reconocer, llenándome una vez más de esa maravillosa sensación de sentir que todo es PERFECTO como ES.