ÁRBOL DE LA VIDA

ÁRBOL DE LA VIDA

Estamos todos conectados a través de nuestro Árbol de la Vida. Lo que hacemos en una rama afecta al resto de nuestro árbol. Del mismo modo, lo que las otras ramas hacen nos afecta y afecta nuestro bienestar.

Los Maestros Ascendidos estuvieron alguna vez aquí en la Tierra, trascendieron el tiempo y el espacio y obtuvieron su victoria en la Luz. Permanecen con nosotros como nuestros hermanos y hermanas ascendidos en la Luz ayudándonos para que también nos transformemos en esa Luz. Sus enseñanzas y su apoyo nos ayudan al impartir el elemento vital que necesitamos mientras trabajamos juntos para traer la Era de Acuario, la Era Dorada de Iluminación. Junto con otros Seres Cósmicos, los Maestros Ascendidos conforman el cuerpo de La Gran Hermandad Blanca que se dedica a ayudar al planeta Tierra y a sus evoluciones.

Saber quiénes somos y cómo estamos conectados nos ayuda a comprender nuestro Propósito Divino. También podemos ver quién está por fuera del Árbol de la Vida y se opone a nuestro Ser como Siendo el YO SOY en la Tierra. Tenemos que conocer a nuestro enemigo interno pero también tenemos que conocer al enemigo externo.

Necesitamos recoger nuestras antorchas y Ser la Luz del Mundo, los mensajeros del Cristo. Nuestra meta es Ser en la Tierra.