VUESTRO NOMBRE ES CONVOCADO


VUESTRO NOMBRE ES CONVOCADO – Abril 26, 2006

Heavenletters™ No 1998: Acercando la Tierra más al Cielo

Traducción: Iciar Montes – iciarmontes@gmail.com

Edición: Anita Manasse – estrellam@sion.com



El CIELO se encuentra aquí para alcanzar a cada alma para volver a despertar.

* Nuestra conexión con Dios*

* Nuestra creencia en nosotros mismos *

* Nuestra consciencia de nuestra valía compartida con Dios*

* Paz en la Tierra*

* Dios siempre nos está acercando a Él.



DIOS DIJO:

Alzad vuestro corazón y vuestra mirada hacia el Cielo. Mirad hacia arriba. Estáis ante un gran umbral, y ahora veréis más alto. Veréis más allá de la zarza. Veréis un horizonte de grandeza. Pasaréis el umbral con la vista puesta en el Cielo. Alzad la mirada, y llamad a lo alto del Cielo. Decidle: “Aquí estoy”. Presentaos al Cielo. Os está esperando.

De ninguna manera penséis que sois intrusos en el Cielo. Podréis ser intrusos en la Tierra, pero no en el Cielo. Vuestros pies están en La Tierra, pero vuestro nombre está escrito en el Cielo. Vuestro nombre está escrito en un libro de amor, y está abierto por esta página en la que estáis vosotros. ¿Lo veis ahora?

Hicisteis vuestra propia reserva. Y ahora os llaman por vuestro nombre. Vuestra mesa está preparada. Venid a vuestro banquete en el Cielo. ¿Veis la tarjeta de lugar? Venid a sentaros Conmigo.

Como en un restaurante, cuando os llaman por vuestro nombre, respondéis: “Estoy aquí”. Entonces seguís al maitre hasta vuestra mesa. Todo está preparado para vosotros. Está preparado desde hace mucho tiempo.

En el restaurante, cuando os llaman, os levantáis. No esperáis a que venga alguien y os lleve. Es suficiente con que digan vuestro nombre. No dudáis. No esperáis un permiso. Tan sólo vosotros os tenéis que dar permiso. No esperéis a nadie. Levantaos cuando se os llame.

Yo os estoy llamando ahora. Os llevo llamando desde hace tiempo. Os estoy esperando. He estado esperando a que me oyerais. No estoy impaciente. Os esperaré una eternidad si hace falta. Sé que vendréis. Sois vosotros los que no estáis seguros. Es vuestro paso el que vacila. Vosotros sois los que os sentís como huérfanos sin zapatos. Sois vosotros los que os sentís por fuera de la ventana de la tienda de dulces. Sois vosotros los que dudáis ante la entrada del palacio, con miedo a estar equivocados, temiendo que todo sea una broma pesada. Que nunca habéis estado afuera es la broma pesada, queridos. Donde está vuestro nombre, estáis vosotros. Donde se os llama por vuestro nombre, allí estáis vosotros. Donde está el Cielo, estáis vosotros.

Vuestro sentido de ser indignos os ha mantenido alejados. Tan sólo eso, pues todo el Cielo es vuestro desde el momento en que os sintáis admitidos. ¿Cuántos permisos necesitáis? ¿Cuántas invitaciones? ¿Cuándo escucharéis vuestro nombre, y cuando os levantaréis? ¿Exactamente, a qué estáis esperando? ¿Al toque de corneta, quizás? Bueno, entonces haré sonar la corneta. ¿Qué puede manteneros en la antesala del Cielo cuando Yo haga sonar la corneta de bienvenida?

¿Puedo invitaros con más gracia? ¿Quizá queráis que os invite a entrar? Los ángeles están a vuestro lado, esperando vuestra señal. En el Cielo no hay cortinas que correr, pero si queréis, los ángeles abrirán las cortinas imaginarias. ¿Entraríais ahora en el Cielo? ¿Qué señal necesitáis que os de para que os admitáis en el Cielo? ¿Una campana, quizás? Queréis oír una campana. Los ángeles harán sonar cien mil campanas, cada repique será un intento de tentaros hacia el Cielo.

¿Ahora, qué es lo que os detiene? ¿Cuál es el impedimento?¿Cuántos impedimentos hay? Incluso si contáis hasta cien, ahora no hay ni un solo impedimento para vuestra ascensión hacia el Cielo, ningún impedimento para que vuestra conciencia se eleve al Cielo, ningún impedimento para que aceptéis el Cielo. ¿Qué impedimento podría cancelar Mi deseo de teneros plenamente presentes aquí? ¿Queridos, por qué Me rechazaríais alguna cosa?


Copyright © 1999-2006 Heavenletters™

Heavenletter™ – Ayudando a los Seres Humanos a Acercarse a Dios y a Sus Propios Corazones.

Gloria Wendroff, Overseer

Email angels@heavenletters.org