MARÍA MAGDALENA – USTEDES PUEDEN SANARSE A SI MISMO


MARÍA MAGDALENA – USTEDES PUEDEN SANARSE A SI MISMO

Canalizado por Aleé – traudel@fibertel.com.ar -6 de diciembre de 2007

Grupo “Los Faros de Luz y de Amor” -Anita Manasse – estrellam@sion.com

Buenas tardes – Buenas tardes –

Yo soy como siempre María Magdalena y como tantas otras veces, me quiero enganchar con algo que se dijo. Alexiis dio las gracias y lo quiero devolver.

Quiero, en nombre de todos, darles las gracias por haber despierto, por venir a reunirse entre ustedes y entre ustedes y nosotros. Quiero dar las gracias por todo lo que hacen y gracias por lo que son.

Ustedes saben que hoy en día lo importante no es hacer, lo importante es ser, y ustedes cada vez más son, son los maestros que se comprometieron ser y cada vez son mejores. Cada vez son con más sentimientos, con más amor y por eso les queremos dar las gracias.

Eso por un lado, por el otro lado hay varios temas de los que podríamos hablar, pero de alguna manera tengo primero en mi lista de temas, hablar sobre lo que ustedes pueden hacer y sobre todo lo que pueden hacer por si mismo.

No soy la primera que les dice, que ustedes pueden sanar a su cuerpo, pueden sanarse de muchísimos malos momentos que han vivido, pueden sanarse de enfermedades.

Y ahí va la pregunta ¿qué es una enfermedad? Una enfermedad es algún bloqueo, es algo que no se resolvió, es algo que quedó vida tras vida sin sanar. Y en muchas vidas se les ha presentado casi siempre la misma enfermedad y sí, porque no lo han podido sanar.

Ahora, en esta vida, lo pueden hacer perfectamente y el cómo es muy fácil, el cómo es querer sanarse, meterse en su interior y buscar donde está el bloqueo que provoca esta enfermedad, es hablar con su cuerpo y es estar dispuesto a sanarse.

Porque muchas veces, ustedes los seres humanos hablan de la boca para fuera, pero no hacen lo que dicen. No hacen el trabajo interior y ustedes lo pueden hacer.

Ustedes muchas cosas ya han solucionado, muchas cosas ya han descubiertos y les ha ayudado a sacar esas enfermedades de sus cuerpos.

Y claro siento que Aleé está diciendo: “pero yo no pude sanar mi artrosis” y le tengo que contestar algo que a ella no le va gustar. Ella lo podía haber hecho, pero ella había programado la solución de su artrosis por una operación para experimentar una operación.

Eso es otro tema, entiéndanlo bien, son dos caminos diferentes. Un camino es querer experimentar algo y puede ser a través de una enfermedad, y la otra posibilidad es amarse a si mismo.

Así con esto les quiero pedir: vayan adentro de ustedes, fíjense que cosas están sin solucionar en sus corazones en el último rincón medio escondido. Fíjense en estos rincones y se van a sorprender de las cosas que van a encontrar, y sanen esas cosas.

Ustedes pueden, porque ustedes SON, SON con mayúsculas, SON los ángeles divinos, los ángeles humanos, También son Dios y pueden cambiar hasta una programación. ¡Háganlo, sánense! Vivan, como tantas veces les hemos dichos, con alegría y con amor.

Y con eso, yo creo que tienen bastante para pensar y para sanar. Y les deseo, que tengan una lindísima reunión y hablaremos el jueves.

Buenas tardes Yo soy María Magdalena

Gracias María Magdalena