" El mayor servicio que tú puedes brindar" ( Por Anoel)


El respeto, es la mayor forma de servicio a quien eres en realidad y a toda la humanidad.

Respetar a tu cuerpo, dándole lo que te pide y no lo que te hicieron creer.

Respetando a tu mente, dándole su lugar en el juego, siendo conciente que todas son creencias, pero que tal vez algunas te ayuden a vivir un mejor juego en la tierra.

Respetando a tu corazón, siguiendo aquello que le apasiona, aquello que de solo imaginar que estás haciéndolo hace vibrar todo tu ser.

Respetando a tu esencia, tal vez hay algunos sentimientos y pensamientos que son tan fuertes y que te dan tantas ganas de hacer cosas, pero que se han alejado de quien eres en realidad.

El respeto a tus familiares, respetando que te entiendan o que no te entiendan, respetando sus creencias y las reacciones a sus creencias.

El respeto a cada persona que le toco compartir con vos.

El respeto a sus elecciones, el respeto a quienes elijen permanecer junto a ti y a los que elijen alejarse de ti.

En este marco de total respeto a vos mismo y a los demás, estás encontrando el punto de mayor ayuda a tu vida y a la de los demás.

Les voy a contar una historia, lo que sucedió en mi familia cuando elegí dejar de ejercer la abogacía para dedicarme a vivir mi nueva pasión de despertar conciencias.

El derecho siempre me había gustado, me apasionaba desde niño la justicia, me gusto mucho estudiar, lo disfrute, fui un muy buen alumno en la facultad, pero a la hora de ejercer no podía sentir la pasión, porque tal vez muchas de la teoría era muy difícil de ponerla en práctica, o porque tal vez había crecido algo muy fuertemente en mí, que me llevaba a hacer otra cosa-

Imagínense que para mis padres y familiares no fue fácil, superar que su hijo eligiese dejar de ejercer para dedicarse a algo tan desconocido para ellos.

Pero sinceramente en el momento en que les comunique mi decisión, lo que sentí fue un gran respeto, por más que era obvio su malestar, lo único que me dijeron fue: si te hace feliz hacelo.

Y también tuvo que existir un gran respeto de mi parte hacia ellos, porque yo sabía que al desconocer muchas cosas no las compartirían, por ello no debía hablar de estas cosas, solo compartir la vida con ellos, sin evangelizar, sin querer llevar a nadie a ningún lugar.

Y fueron pasando los años y en este último tiempo, sin que yo hable con ellos de estos temas, fui notando cambios en los comportamientos de todos notables, y de a poco cada uno de ellos se fue acercando a mi y a preguntarme cuando tenían alguna situación que resolver, ¿A ver, vos con tus cosas, como resolverías esto? Y hoy en día hay una relación muy cálida con todos, donde cada cual hace la suya pero en un clima de mucha cordialidad.

Este respeto a seguir nuestro propio camino, cuando se llega a un cruce y cada uno tiene diferentes expectativas, muchas veces en estos casos, las palabras están de más, cada cual en su mundo tiene su verdad, y las explicaciones muchas veces no tienen demasiado sentido, porque en ese momento hay muchos sentimientos que impiden comprender. Tal vez, en otro cruce de camino te vuelvas a encontrar y la evolución te encuentre en un marco de mutua comprensión-

EL RESPETO TE LLEVA A LA PASION.

LA PASION TE CONDUCE A LA REALIZACION.

LA REALIZACION TE LLEVA A TU LUGAR.

EN TU LUGAR ENCUENTRAS SU LUGAR.

Con amor y con respeto.

Lean el humano y Anoel el Divino.