UN MENSAJE DEL ARCÁNGEL MIGUEL-LA FIESTA DE DISFRACES


UN MENSAJE DEL ARCÁNGEL MIGUEL
Canalizado y Escrito por Carolyn Ann O'Riley
LA FIESTA DE DISFRACES
¡Saludos! ¡Saludos! ¡Saludos! Mis Hermosos Seres de Luz. Bienvenidos a esta reuni´n mensual. Los hemos estado esperando.
El Creador les ha enviado olas y olas de la más profunda Energía de Amor que alguna vez han recibido.
Cierren sus ojos y simplemente permitan que la energía los limpie una y otra vez tanto tiempo como elijan experimentar el glorioso sentimiento de un gigante Abrazo Etéreo directo del Creador mismo.
No pueden ver al Creador así como tampoco pueden ver típicamente a los Ángeles pero están con ustedes todo el tiempo a pesar de las circunstancias e incluso de si creen o no en ellos.
Simplemente sentir la conectividad al Todo Lo Que Es y la comunidad que todos comparten en el Plano Terrestre es parte de la calidez a ganar cada mes cuando visitan y leen los mensajes.
Ustedes pertenecen a un gran grupo, Mis Queridos. Ustedes no son simples seres individuales andando y haciendo cosas. Ustedes siempre han sido parte del Todo Mayor.
Es tiempo de recordar esto, Mis Divinos Seres de Gracia. Despierten y vean a sus hermanos y hermanas en dolor. Muchos sienten que están solos. ¿Qué pueden hacer Mis Amorosos Niños para ayudar a aquellos que no sienten conexión con alguien?
Regálenles una sonrisa, incluso el más ligero reconocimiento de un Buenos Días o Noches o Buen Día podría impactar significativamente e iluminar el día de alguien.
No están en este viaje solos, Mis Hermosos Viajeros, existen muchos que van por su camino. Por favor reconozcan su existencia y pídanles que caminen con ustedes. Las amistades que forjan son duraderas. Los lazos de amistad son poderosos y satisfactorios.
Ser un amigo no quiere decir que tienen que tener los mismos intereses o incluso gustarles las mismas cosas. No puede ser nada más que ofrecer apoyo a alguien cuando está teniendo un mal día o podría incluso ser más delicioso compartir un momento especial de alegría.
Son como actos al azar de amabilidad que regresan un maravilloso significado cálido a su vida mil veces más, Mis Hermosos Seres de Gracia.
Sí, probablemente tienen a alguien que está particularmente cerca de ustedes al que llaman amigo pero no existen límites sobre cuántas amistades puede tener uno. Cada amistad añade una maravillosa dimensión y enriquecimiento a su vida.
Por qué detenerse en una cuando hay miles sobre miles esperando su conexión.
Véanse sosteniendo la mano de sus amigos uniéndose alrededor del globo. El Plano Terrestre es una Villa Global. Todos están aquí juntos porque todos se ofrecieron juntos para esta tarea.
En los Reinos Superiores todos se conocen. Por qué limitarse en el Plano Terrestre. Hagan un punto durante las siguientes semanas para añadir más amigos a su vida y disfrutar la riqueza del amor de la amistad de lo cual se beneficiarán al hacerlo.
Vean al Creador en los ojos de todos los que encuentren y sepan que El Creador está en todas las cosas, simplemente tienen que mirar para ver la belleza interior.
Permitan que este Mensajero los lleve en un viaje de meditación.
Encuentren un área tranquila en donde no serán molestados por un rato. Pueden sentarse o acostarse, lo que sea más cómodo para ustedes. Cubran su cuerpo físico con una sábana ligera si les da frío fácilmente. No quieren distracciones durante sus meditaciones así que siempre asegúrense que el cuerpo físico esté cómodo.
Si les ayuda a visualizar identificando a su ego con un símbolo o como un objeto, por favor háganlo.
Dirijan a su ego para que se pose en su hombro izquierdo. Instruyan a su ego que solamente va a ser un observador en este viaje.
En su imaginación, pidan a través de la oración que el Creador les envíe un Rayo protector de Luz Blanca diciendo: Mi Creador ESTOY pidiéndote un Rayo protector de Luz Blanca para que me envuelva y me eleve para que pueda experimentar la más alta de las vibraciones durante este viaje hacia mis profundidades internas de entendimiento y Ser. Me estoy protegiendo de cualquier cosa que no sea para mi bien superior en este viaje. Te agradezco Mi Creador por ayudarme enviándome este Rayo que ahora está entrando por la esquina del área en la que estoy meditando. Está entrando a esta forma física, penetrando todo los que está dentro de esta presencia del Ser. YO SOY.
El Creador ha respondido y les ha obsequiado un Rayo Blanco Iridiscente más un Rayo Magenta Oscuro junto con un Rayo Dorado para este viaje. Los Rayos están entrando a su cuerpo a través de las plantas de sus pies y moviéndose hacia arriba a través de su cuerpo físico; penetrando a través de todos sus campos de energía hacia todas las esquinas del área en la que están; después saliendo a través de su Chacra de la Corona. Los Rayos regresan al Creador y hacen ciclos regresando a través de ustedes nuevamente y regresando al Creador en un movimiento circular. Estos rayos están en una onda continuamente circulando mientras están en meditación.
Visualícense usando su respiración para formar una figura de 8. La inhalación forma la curva superior del 8 la cual pasa sobre su cabeza y su exhalación forma la curva inferior que pasa por debajo de sus pies. La mitad del 8 es su línea de la cintura y forma el punto quieto entre la inhalación y la exhalación. Está formando el signo de Infinidad y continúa rítmicamente una y otra vez con cada inhalación y exhalación. Esto es un recordatorio que son infinitamente guiados a través de la eternidad.
Ahora están divinamente protegidos en este momento y nada que no sea para su bien superior puede siquiera comunicarse con ustedes sin su permiso.
Respiren profundamente, Mis Divinos Seres de Luz, y tengan los sentimientos más relajados de ser divinamente guiados en esta meditación. Respiren profundamente y sepan que están respirando al Pulso del Creador. Escuchen el latido del corazón espiritual del Creador y sientan el amor incondicional que los atraviesa cada vez que piensan en este momento.
Respiren profundamente permitiendo y viendo dentro de su imaginación espiritual a sus Ángeles Guardianes y Guías uniéndose a ustedes y tomando su mano etérea para llevarlos dentro del Chacra de su Corazón Espiritual.
En este momento inviten a todos los Invitados Espirituales que les gustaría que los acompañaran en este viaje.
Sus Ángeles Guardianes, Guías Espirituales e invitados especiales ahora están dentro de su Chacra del Corazón Espiritual. Ustedes ubican y giran la perilla de la Puerta Dorada que dice: A Mi Guía Superior Interna. Cruzan el umbral.
Se encuentran en un corredor de mármol blanco. En lugar de hablarles en palabras en este viaje sus Ángeles van a comunicarse con ustedes por medio de la luz, el color y el sonido.
Se encuentran en un corredor de mármol blanco. Sus Ángeles les dan un disfraz y una máscara, ellos les piden que se los pongan. Señalan un área en donde pueden cambiarse a su izquierda.
Mientras están caminando hacia el área para cambiarse, piensan, ¡Hmm! ¿De qué podría tratarse esta aventura con un disfraz y una máscara? Se ponen su traje como se les pidió y regresan al área directamente frente a los elevadores.
Por el pasillo a su derecha escuchan música que sale de uno de los cuartos. Caminan hacia el sonido. La puerta ya está abierta y entran. Hay un Ángel de la Bienvenida tomando las bolsas de las personas y sus abrigos si por casualidad han traído tales cosas a este viaje.
Los Ángeles los llevan a un grupo a su izquierda y ustedes se presentan. En verdad encuentran divertido decir su nombre vestidos con este disfraz pero se dan cuenta que todos tendrán el mismo sentimiento raro como ustedes.
Escuchan la voz de una dama detrás de la máscara cuando la primera persona se presenta. La voz suena tan familiar. Esperan su nombre pero no se acuerdan. Ella se quita su máscara e instantáneamente se dan cuenta que es una muy querida amiga de sus días de pre-encarnación. Esta es un Alma de su muy Celestial familia.
Se abrazan y ella les presenta a la persona que está a lado de ella. Esta voz suena familiar también. Cuando esta persona se quita la máscara se dan cuenta que este es su mejor amigo etéreo cuando no están en una encarnación ligada a la Tierra.
Las lágrimas por la reunión comienzan a fluir y el amor que pasa entre ustedes es algo que no puede describirse.
Mientras continúan con las presentaciones sucede el mismo fenómeno una y otra vez. Encuentran que todo este cuarto está lleno con todos con los que tienen queridas conexiones cuando no están en forma física.
El recuerdo es maravilloso y la alegría de re-conexión es agobiante.
Se dan cuenta que no hay una persona en este cuarto que no conozcan. Cada uno quizá tenga puesto un disfraz y tenga un nombre no familiar para disfrazarse inicialmente pero una vez que escuchan la voz y se quitan la máscara entienden que no hay extraños aquí.
Todos ellos les recuerdan que no hay extraños en el Plano Terrestre tampoco, simplemente están usando sus formas actuales de encarnación física, manteniendo los guiones del personaje de la Obra Terrestre que han elegido actuar en este tiempo.
Todos los invitados de la fiesta forman un círculo y unen sus manos en solemne recuerdo y amistad enviando las corrientes de energía amistosa en un movimiento circular.
Sienten la energía amontonándose y ven el cambio de colores de un Rosado pálido al Magenta más oscuro. Cada uno comienza a absorber el amor Magenta Oscuro para su viaje de regreso.
Este es el regalo que ustedes traen, el recuerdo de los amigos etéreos.
Sus Ángeles tocan su hombro y les recuerdan que es momento de regresar. Ellos les dicen que pueden volver en cualquier momento que elijan re-unirse a este grupo.
Caminan tristemente por el pasillo cuando entonces sus Ángeles les recuerdan que los amigos en ese cuarto están todos en el Plano Terrestre en este tiempo. Ustedes están trayendo su recuerdo y la energía de amor Magenta oscuro, la cual les ayudará a reconectarse con ellos en su actual encarnación en donde sea que estén.
Estén abiertos a las nuevas amistades, les recuerdan sus Ángeles.
Se encuentran en el espejo frente a los elevadores de vuelta en el Corredor de Mármol Blanco. Se cambian y se ponen su ropa actual y regresan al espejo. Se miran en él una vez más y todavía pueden ver la banda de amor Magenta en su campo áurico. Los Ángeles les dicen que este es su regalo con el cual regresan.
Sus Ángeles los guían de regreso por el umbral de la puerta dorada hacia el Chacra de su Corazón Espiritual y después dirigen su Esencia espiritual re vuelta a su forma física.
Muevan los dedos se sus pies y manos y cuando estén listos abran sus ojos. Continúen su día recordando que su grupo de apoyo Angelical siempre está a su servicio trabajando con ustedes para ayudarles a alcanzar su potencial superior más apropiado.
Queridos, ustedes son bendecidos más allá de las palabras y amados más allá de la medida, más de lo que cualquier idioma del Plano Terrestre pudiera alguna vez expresar.
Yo Soy el Arcángel Miguel, el Mensajero del Creador, del Amor, de la Alegría, de la Sabiduría, la Luz, la Paz y la Gracia.
- - - - -
** Este mensaje está canalizado y escrito a través de Carolyn Ann O'Riley. Este es un material con copyright ©. Puede compartirse con aquellos que sientan que puedan resonar con el material con la condición que sean dados todos los créditos apropiados y no haya cobro por el mensaje canalizado compartidos con otros.
** Para enviar un email al Canal, Carolynn Ann O´Riley, escriban (inglés) a: channel333@sbcglobal.net
** Traducción: Xitlalli Contreras – www.templodelsol.com
** Los mensajes mensuales en inglés pueden ser vistos en nuestro sitio web: www.carolynannoriley.com
Todos nosotros somos UNO; trátense con amabilidad y respeto. Permítanse momentos de alegría y encuentren la belleza en todo lo que vean. Cada uno de nosotros está aquí con su pieza del rompecabezas única y muy especial que nadie más posee. Véanse en los ojos de todos los que saluden, sonrían y permitan que el amor de ellos toque su Alma. Namasté.

La Conciencia INDIGO

La conciencia
Índigo
futuro presente

ÍNDIGO: HIPERSENSIBILIDAD, INTUICIÓN Y RABIA
María Dolores Paoli
www.mariadolorespaoli.com.ve

Hay que recordar que nuestra misión como padres y docentes de estos niños
es servir de puente entre esa particular sensibilidad e inteligencia para ayudarlos a canalizarla
y ser útiles a la humanidad.

La hipersensibilidad de los niños Índigo se manifiesta física, emocional, psíquica y espiritualmente.

Sensibilidad física
Físicamente, sus sentidos están más activos, su vista abarca un mayor campo visual percibiendo tonalidades de colores que los adultos, vibrando en tercera dimensión, no captan. Por ello, son hipersensibles a la luz fluorescente por lo que puede presentarse una distorsión de percepción ocular lo cual acarrearía problemas de lectura y escritura. Pueden, desde muy pequeños, percibir fácilmente el aura de las plantas, animales y personas.
Utilizan su intuición visual percibiendo la energía, la frecuencia de luz, que emana de las personas u objetos. Por ejemplo, si se llama a un bebé mentalmente, intuitivamente, el bebé volteará a ver el origen de la emanación de la energía, captada inicialmente por una frecuencia de onda mental y buscará de dónde viene la luz que está percibiendo. Su alerta va más allá de sus sentidos físicos, utiliza los “suprasentidos” (extensión de los sentidos físicos que vibran en una rata más sutil pero que se apoyan en los sentidos físicos para desarrollar sus antenas interdimensionales).
Auditivamente perciben decibeles de mayor alcance por lo que son muy sensibles a ruidos estridentes, los cuales les aturden. Por otro lado, su sentido olfativo está muy asociado a la identificación. Con gran facilidad captan la vibración olfativa que emana el olor de la persona, sitios, objetos, al igual que detectan olores a distancia. Son muy sensibles a olores de químicos que los irritan y desequilibran, así como olor a tabaco, perfumes, pesticidas. En cuanto al gusto vemos que tienen preferencias e inclinaciones muy definidas desde temprana edad en la comida. Tienden más bien a ser vegetarianos espontáneamente desde pequeños, con mayor inclinación por las frutas. Desarrollan frecuentemente sensibilidad reactiva o tóxica por determinadas comidas, en especial aquellas que tienen aditivos, preservativos y colorantes. En cuanto al tacto, es el órgano a través del cual manifiestan mayor sensibilidad. Reaccionan a nivel cutáneo con urticarias y alergias a todo lo que no está hecho con materiales cien por ciento naturales, de ahí su incomodidad a las gomas de la ropa interior, las etiquetas y las mezclas de materiales sintéticos en contacto con la piel.
Los Índigo duermen menos, pudiendo descansar plenamente en cuatro horas mientras que a los adultos, de tercera dimensión, nos lleva ocho horas recuperarnos. Comen menos y tienen más energía pudiendo, como Índigo adultos, ser más productivos en menor tiempo, pues tienen la capacidad espontánea de comprimir el concepto de tiempo cronológico. Para ellos no hay tiempo lineal sino interdimensional.

Sensibilidad emocional
En cuanto a la parte emocional, su sensibilidad se manifiesta en la habilidad de leer las “agendas” de los demás pues, a través de sus “suprasentidos”, perciben a nivel celular lo que está sucediendo. Por ello no aceptan el juego del poder, de la autoridad. Ellos captan que la autoridad es un mecanismo de control basado en el temor y ésta es una energía propia de tercera dimensión que no tiene cabida en la cuarta dimensión.
El temor es capitaneado por el Ego, el que nos hizo olvidar nuestro origen divino, el que tiene como pilar de sustentación, la separación, la duda y se manifiesta, entre muchas otras cosas, por mentira, control, manipulación, superioridad, inferioridad, impulsividad, violencia. Estos son mecanismos a través de los cuales los Índigo no funcionan, se rebelan, confrontan, pues no es una energía inherente a su frecuencia debido a que el temor es aprendido, es decir, no es intrínseco a nuestra esencia. Ellos vienen a crear una sociedad basada en el amor, la cooperación. En cambio, el temor separa, compite, descalifica, por ello no se alinean con la imposición o su contrapartida, la sumisión.
Se rebelan alegando el respeto a su individualidad, haciendo alarde de la realeza de su esencia. Para ellos, la honestidad y la apertura son la base del respeto, la autenticidad y la visibilidad es su mecanismo de vida, todos ellos, atributos propios de cuarta dimensión. De ahí que nos confrontan a los adultos al trabajo de las emociones, del autoconocimiento, del discernimiento de nuestro abordaje en relacionarnos, revisando si es desde el temor o desde el amor.

Sensibilidad psíquica y espiritual
Psíquicamente, al estar más integrados con su esencia, manifiestan dones y capacidades que nosotros, desde nuestra limitación de tercera dimensión, consideramos poderes psíquicos pero, realmente, son la utilización de su cualidad divina expansiva. De ahí que vengan con inherentes capacidades de sanación, manejo de energías a distancia, conexión libre y directa con la supraconciencia, su Yo Superior, manifestándose en telepatía, clarividencia, clariaudiencia, intuición, sueños premonitivos. Al estar su nivel de conciencia más expandido pueden anticipar con gran facilidad las vibraciones de las personas, objetos, situaciones, conociendo de antemano el posible escenario.
Se conectan espontáneamente con su intuición, la voz del alma a través del corazón, la puerta de entrada a lo interdimensional. De ahí su gran sensibilidad. Nosotros, los padres y educadores, debemos preservar, respetar, no bloquear o doblegar esa habilidad, pues, lamentablemente, se requiere sólo de un comentario o invalidación insensible de parte del adulto para desconectar al niño de su intuición. Ella es su bastón de protección, la que lo mantiene a salvo, fuera de peligro conectándolo con su Yo Superior. En el milenio pasado se opacaba la importancia que tenía la intuición porque todo lo que no era concretamente comprobable se desdeñaba. Con esa actitud afianzamos nuestro alejamiento de nuestra esencia, nos desconectamos de nuestro corazón sustituyendo nuestra valía por elementos de aprobación externa. De ahí que cambiamos la conexión del ser por el tener como forma de sentirnos seguros y aceptados.
La intuición no es irracional, no requiere que se le invalide o ignore a través de la razón, ni a través de la desconexión de nuestros sentidos. Los sentidos están para complementar y apoyar la intuición, para darle información, para incentivarnos a poner atención en lo que sucede a nuestro alrededor y relacionarlo. Enseñarles a los niños a que oigan su corazón con la actitud de que honren lo que sienten, es la mejor forma de afianzar la intuición en ellos. El alimentar su intuición le ofrece al niño un mundo amistoso, lleno de aventuras, divertido, porque sabrá retirarse de personas y situaciones que no le son beneficiosas, su corazón se lo dirá y él lo implementará en la medida que respetemos y validemos su intuición. La intuición es como un músculo que necesita ser ejercitado para ser receptivo y nosotros los adultos estamos en el rol de guiar a nuestros hijos a afianzar este sexto sentido.
Si los padres se inclinan a que los hijos se centren en el cumplimiento de metas, a evaluar la vida solo por el resultado, no tolerando equivocaciones, los niños vivirán solo para lograr el éxito, independientemente de cómo logren fomentarlo para obtener la aprobación de sus padres. Estas condiciones activan el temor en los niños, haciéndoseles difícil alinearse con la intuición ya que el temor opaca la intuición y por ello hemos crecido oyendo más a nuestros temores que a nuestros corazones. Cada día, los niños cargan las expectativas y ambiciones de los padres sobre sus hombros por lo que el temor es su fuerza conductora. Por ello, la mejor forma de asegurar que los niños crezcan seguros es que se sientan motivados por un sentido de guía interna, en vez de por el temor.
Los niños Índigo ya vienen con su intuición activada porque utilizan un mayor porcentaje del cerebro y una mayor relación entre el lóbulo izquierdo y derecho. Sin embargo, si no nos hacemos solidarios con sus capacidades las podemos bloquear y activar mucha frustración y rabia en ellos. Para ayudar a los niños a que nutran su intuición, lo más importante que deben de hacer los adultos es cultivar la presencia en la acción y escucharlos con atención.

Índigo y rabia
La rabia es una emoción que es considerada normal al sentirla. Todos los seres humanos, tanto grandes como pequeños, han vivido esta emoción,. Sin embargo, es normal porque la mayoría de la gente la ha experimentado, más no es natural porque no es intrínseca a la esencia del ser humano, ya que no nacemos con ella sino que la vamos aprendiendo en el camino de la vida por modelaje, por lo que la conducta se imita después que se la ha visto ejecutar en el entorno.
A medida que los niños Índigo van creciendo vamos observando, con cierta frecuencia, que tienden a ponerse rabiosos. Para entender esta manifestación posible se requiere entender el proceso de la rabia. La rabia es una emoción que se nutre de necesidades insatisfechas cuyos pilares están fundamentados en la injusticia, impotencia, en pensamiento de exigencia y de culpa.
Las manifestaciones de rabia física, ventilada, se notan en gesticulaciones de contracción en el cuerpo como puños cerrados, en tensión muscular de la cara reflejada en ceño fruncido, muecas con la boca, chasquidos de dientes, contracción de la mandíbula, ojos desorbitados, tensión en las cuerdas vocales, expresándose en el subir del tono de la voz, el grito, atropello o abuso verbal y un mayor riego sanguíneo que aumenta la temperatura. Estas pueden haberse visto inicialmente en el círculo familiar primario como son los padres, hermanos; en el secundario como son los abuelos, tíos, demás familiares y/o en el terciario que es el medio ambiente, el colegio, la televisión y otros medios de comunicación. La influencia se minimiza a medida que el círculo se aleja del entorno inmediato del niño.
Si reaccionamos visceralmente a los estímulos, sin modelar calma, los niños aprenden que esa conducta es la adecuada y la copian accionándola cuando se sienten frustrados y las cosas no les salen como ellos desean y esperan. Nuestra reacción les ha dado un patrón, una forma de percibir los hechos. Con ella les hemos proporcionado una evaluación del estímulo bien sea con nuestras palabras o con nuestros gestos, que luego van a imitar. La rabia es una alerta de que no estamos manejando un aspecto emocional en nuestras vidas. Por ello, si actuamos con calma ante una situación de frustración les estaremos dando el mejor regalo de modelaje, la mejor herramienta para manejar las tensiones en el futuro. Los niños aprenden más por lo que viven que por lo que oyen. Por lo tanto, esta emoción se da cuando no se puede manejar el contraste de las emociones fuertes entre lo que se desea y lo que se logra.
En el Índigo, el contraste forma parte de su cotidianidad. Vive emociones fuertes entre lo que su inteligencia espiritual le proporciona y lo que capta de su entorno material. Le cuesta manejarlo pues por su misma condición de expansión, captan multidimensionalmente energías de otros planos más sutiles que lo confrontan con la densidad de la realidad de tercera dimensión, sintiendo un embate energético. Este aspecto se da mayoritariamente en el ser Índigo que tiene mucho tiempo sin reencarnar y que viene a asistirnos a la humanidad en el paso de transición hacia otra dimensión.
A ellos les cuesta manejar la densidad del cuerpo, lo sienten como un freno a su sutileza, sus pensamientos son más veloces que su articulación y sienten impotencia con las herramientas de comunicación como leer, escribir, repetir, pues son métodos muy lentos para su propia velocidad de vibración. También les cuesta poner en práctica la paciencia, pues en sus mundos sutiles la manifestación del deseo o de la intención es inmediata, el tiempo entre estímulo y respuesta no se hace esperar. En cambio, en tercera dimensión el impulso se demora para que pase por todas las matrices de creación y se logre concretizar. Sus pensamientos de exigencia que activan la rabia son más altruistas porque desean que evolucionemos, nos quitemos la venda de la ignorancia de quiénes somos para percatarnos de nuestra esencia y actuar de acuerdo a ella. Para ello, requerimos hacer el esfuerzo de desembarazarnos de las emociones que nos anclan, como el temor. Por lo tanto, nos confrontan con él en la cotidianidad, no haciendo caso a las amenazas, coerciones, castigos que les tratamos de imponer fruto de la necesidad de control, producto de la misma emoción.
La impotencia que sienten es por encontrar aun muchos topes que limar en el medio ambiente, muchas condiciones impuestas en los hogares y colegios, que lo pretenden atar a exigencias que para ellos ya son obsoletas, absurdas, como tener que aprender de memoria las lecciones, perder tiempo en la repetición de detalles cuando su visión es más del todo, holística. Su sentido de urgencia alimenta su impotencia. Por ello, observo con frecuencia que en su vocabulario la palabra injusticia es recurrente. La expresión del “no es justo” se cuela en sus pensamientos pues choca con su profunda necesidad de ser respetado desde pequeño, de vivir un sistema horizontal no vertical, de participación no de autoridad y de llevar a cabo el cambio que ya está presente en él.

¿Cómo ayudarles?
Cuando validamos estas necesidades observamos que los niños fluyen más en función de su misión de vida, hay menos confrontaciones con los adultos pues los sienten sus aliados, asistentes, para llevar a cabo su propósito de vida. Por ello, es recomendable que el adulto articule la presencia de la emoción de la rabia en ellos, por ejemplo, “parece que estás muy bravo”, en vez de coartar la emoción y reprimirla como “¿cómo se te ocurre ponerte bravo?”. Luego, permitirle al niño descargar la tensión del músculo, corriendo, saltando cuerda, jugando pelota, de forma que el músculo libere la tensión a través del movimiento y pueda relajarse.
Sin embargo, cuando hacemos caso omiso de estas condiciones vamos cerrando su conexión con su inteligencia espiritual debido a nuestra repetición, a la imposición de nuestros criterios, y al hacerlo los densificamos, los contaminamos y observamos, entonces, inteligencias puestas al servicio de la incoherencia, niños rabiosos, frustrados, que se tornan violentos. Hay que recordar que nuestra misión como padres y docentes de estos niños es servir de puente entre esa particular sensibilidad e inteligencia para ayudarlos a canalizarla y ser útiles a la humanidad y reconocer que en su experiencia dentro de la tridimensionalidad absorben los modismos que nosotros hemos modulado, aunque su intención sea más sutil. Asistiéndolos, nos ayudamos a nosotros.

Terapia Aura-Soma: La Sanadora Voz de los Colores.

Terapia Aura-Soma: La Sanadora Voz de los Colores.

Carmelo Urso
entiempopresente@gmail.com

Hace algunos años, una Voz espiritual reveló a la australiana Vicky Wall una terapia llamada Aura-Soma. Con ella, más de un millón de personas han hallado el camino de la salud en todo el planeta. Lo singular de este método de sanación es que se basa en los colores... ¡y Vicky estaba ciega cuando canalizó sus fundamentos teóricos, prácticos y espirituales! A continuación, su historia...

Una niña genial, un padre cabalista y una mala madrastra

Vicky Wall era la séptima hija de su padre, que a su vez también había sido séptimo hijo. En la mística judía, este hecho se considera un poderoso augurio, pues se piensa que el séptimo hijo de un séptimo hijo resultará un individuo muy especial. En el caso de Vicky, el tiempo corroboraría plenamente este aserto.

Corría la segunda década del siglo XX. Vicky y su padre, ingleses de ascendencia judía, paseaban diariamente por el campo. Buscaban plantas para curar sus enfermedades y las de sus amigos o parientes. El padre, que practicaba la meditación cabalística, identificaba, a través de su talento espiritual, cuáles plantas eran idóneas para el dolor de cabeza, el malestar estomacal o cualquier otra dolencia. La hija estaba dotada de una poderosa intuición que, día a día, el padre se ocupaba de estimular y entrenar.

"Tráeme una planta que cure la tos". "Consigue una hojas para aliviar el dolor de garganta". "Halla una flor cuya infusión mitigue el malestar estomacal": la pequeña Vicky cumplía estas órdenes sin otra herramienta que sus dotes intuitivas. Casi siempre acertaba.

Padre e hija tenían una relación muy estrecha, especial. Sin embargo, un día las cosas cambiaron. Vicky quedó sin madre. Poco después, su progenitor contrajo segundas nupcias, buscando mamá substituta para sus hijos. La madrastra resultó tener un carácter demasiado duro... ¡y atormentaba a Vicky con sus excesos físicos y verbales! Después de cumplir los 13 años, Vicky se vio obligada a escapar a casa de una amiga.

Un segundo entrenamiento y una ceguera muy particular

El papá de su amiga era dueño de una farmacia. En ella, Vicky aprendió a preparar toda clase de fórmulas y pócimas. A la par de su entrenamiento farmacéutico, sus facultades espirituales seguían desarrollándose. A veces, cuando se le pedía un medicamento, Vicky dejaba correr su intuición, y sin saber cómo, preparaba una panacea. Abundaban los clientes agradecidos. Más adelante, Vicky estudió fisiatría, reflexología y fue la primera mujer inglesa en recibir el título de osteópata.

Llegado el momento, contrajo matrimonio... pero la unión resultó un estrepitoso fracaso. No tuvo hijos. Su vida familiar no volvió a ser feliz, como en aquellos lejanos días de infancia que compartió con su padre el cabalista.

Con el paso de los años, diferentes problemas de salud la aquejaron, especialmente hipertensión y diabetes. Tales complicaciones desembocaron en la pérdida física de la visión. No obstante, Vicky padecía una ceguera muy particular: podía sentir los colores y ver el aura de las personas...

A dividir las aguas... ¡y los aceites!

En 1984, Vicky Wall había cumplido 66 años. Su vida transcurría sin demasiadas expectativas ni sobresaltos.

Sucedió una noche. Mientras hacía la meditación cabalística que su padre le había enseñado tantos años atrás, Vicky tuvo la espléndida visión de un arcoiris. De pronto, una Voz le dijo lacónicamente: "Tienes que dividir las aguas". "¡Ay!", pensó Vicky, "ahora, aparte de ciega, me estoy volviendo loca. Resulta que escucho voces". Durante tres noches seguidas, la visión del arcoiris y el imperioso mandato la Voz se repitieron.

La Voz empezó a instruirla de manera amorosa. Noche a noche, Vicky canalizaba peculiares recetas, que preparaba mezclando esencias vegetales y minerales. Vicky envasaba estas fórmulas en viejos frascos de colonia. La mitad superior de cada frasco contenía un líquido aceitoso de color que flotaba sobre una segunda capa de otro color cuya base era acuosa. Al agitarlos, se formaba, por un instante, una breve emulsión que contenía exactamente 50% de agua y 50% de aceite. Cada uno de ellos tenía un nombre: "Rescate Espiritual", "Frasco de la Paz", "Frasco del Corazón"...

Vicky comenzó a vender sus "joyas" -así llamaba a los frascos- en ferias callejeras. Lo que más llamaba la atención de las personas eran los vívidos colores, hermosos matices que la señora Wall no podía percibir con la vista de los ojos, pero sí con la visión del Espíritu. Vicky no tenía la intención de expenderlos como productos medicinales sino como objetos decorativos. Las ventas prosperaron: resultaba que los entusiastas compradores regresaban buscando tal o cual emulsión porque se habían curado de migraña, pie de atleta, hipertensión, e incluso, cáncer. Ahora, Vicky sabía el por qué y el para qué de los frascos.

Nacimiento de la Organización Aura-Soma
Por esa época, Vicky Wall conoció a Mike y Claudia Booth, con quienes estableció una estrecha comunión afectiva y espiritual. Durante siete años convivieron, hasta la muerte de Vicky acaecida en 1991. En ese lapso, con la asistencia de la Voz, los tres desarrollaron el cuerpo teórico y práctico de la disciplina terapéutica que hoy conocemos como Aura-Soma. Además, establecieron una organización, con sede en Inglaterra, Australia y Estados Unidos, la cual forma a terapistas especializados y elabora diversos productos. El lector interesado puede obtener información a través de la página web http://aurasoma.net/

Gracias a Vicky Wall, hoy podemos elegir el color que nos sane. En su caso, fue la Voz Sanadora del Color quien la eligió a ella como instrumento para el mejoramiento físico y espiritual de sus semejantes.


Plegaria para un matiz sanador
Hace algunas décadas, Vicky Wall tuvo el privilegio de canalizar la sutil Voz del Creador, ofrendando una amorosa técnica terapéutica a la Humanidad. A ella, y a todos los que se han beneficiado con el Aura-Soma, queremos honrarlos con esta plegaria, dirigida a despertar en nosotros las cualidades sanativas de los colores. Sería ideal que en cada parte de esta oración te detuvieras un momento (o el tiempo que estimes necesario) visualizando cada matiz, cada intención espiritual que te brindamos a continuación:


Amado Creador (o como desees llamarle):

Ante ti me postro, arrobado de gratitud,
Por este mundo lleno de matices
Que mis ojos tienen la dicha de amar y contemplar

Bendíceme con la energía del blanco
-suma de todas las tonalidades-
Para que ilimitadas vías de sanación se abran a mi Vida

Avívame con la energía del rojo
Y enciende en mí la pasión por disfrutar y enaltecer
Cada segundo de salud que me brinda la existencia

Dótame con la energía del amarillo
Para que la áurea luz de Tu abundancia
Colme de milagros mi cotidiano vivir

Capacítame con la energía del verde
Para ser próspero en cada iniciativa,
Como rama que rebosa de follaje y fruto

Que Tu gracia también me impregne
Con el suave azul de la devoción, el cálido rosa de la fertilidad
Y el fuego violeta de la armonía

Permíteme, en fin, recorrer
El vasto arcoiris de tus creaciones,
Para así develar en cada sagrado matiz
Tu más íntima y preciada Naturaleza

Amén